Algo de Humor

25 02 2006

Anuncios




Científico asegura que resolvió la ecuación de Albert Einstein

17 02 2006


“Mi fórmula es la primera solución en lo que se refiere al movimiento de una masa a la velocidad de la luz”, manifestó el físico Franklin Ferber, que presentará su teoría frente a unos 1.500 expertos


Los túneles de protones que ya existen en laboratorios de EEUU y Europa podrían probar en un par de años la antigravedad, dijo ayer un científico que asegura haber resuelto la ecuación de campo gravitatoria formulada por Albert Einstein.

“Mi fórmula es la primera solución en lo que se refiere al movimiento de una masa a la velocidad de la luz”, declaró a EFE, en conversación telefónica desde Albuquerque (Nuevo México), el físico Franklin Ferber.

El físico, con más de 30 años de carrera científica en las fuerzas armadas de EEUU, presenta hoy su “solución puramente matemática, que no se ha probado en laboratorio” ante el Foro de Tecnología Espacial y Aplicaciones, al cual asisten más de 1.500 expertos.

“Cuando una masa viaja a velocidades superiores al 57,7 por ciento de la velocidad de la luz, el campo gravitatorio en su senda” cambia y en vez de atraer objetos, los repele, explicó.

“Hay un cono de antigravedad hacia adelante del objeto en movimiento, y otro más débil hacia atrás”, agregó.

“Esa fuerza repulsiva se torna extraordinariamente fuerte a medida que la masa que la produce se aproxima a la velocidad de la luz”, añadió.

Felber apuntó su presentación a las posibilidades de aprovechar ese empujón de anti gravedad para los viajes de naves espaciales, con tripulantes, a través de grandes distancias del espacio y a la velocidad de la luz.

“Con los medios convencionales, la cantidad de energía que se necesita para mover a una nave espacial a una décima de la velocidad de la luz equivale a 30.000 millones de toneladas de dinamita, o dos millones de bombas atómicas similares a la que se hizo estallar (en 1954) sobre Hiroshima”, explicó el científico a EFE.

La aceleración tiene otros problemas: “El equipo puede romperse, y la presión puede convertir en fluido lo que se acelera, incluido el acero, que se torna un fluido si se le acelera demasiado”.

Pero el impulso recibido del supuesto cono de antigravedad de un objeto espacial que viaje a gran velocidad resolvería estos problemas, según Felber.

“La nave espacial llegaría hasta un punto en la trayectoria del objeto acelerado”, dijo. “Cuando el cono de anti gravedad se aproximara, empujaría a la nave en la dirección que se haya planificado, y la nave ya no necesitaría más empujones ni más propulsión”.

No obstante, admitió, “actualmente no conocemos un objeto espacial que tenga estas características de gran masa y desplazamiento a velocidades que superen el 57,7 por ciento de la velocidad de la luz”.

La agencia espacial estadounidense NASA completó en octubre pasado la misión de su Sonda de Gravedad B, un proyecto que se había propuesto en 1962 y se concretó con el lanzamiento del aparato en abril de 2004.

Los científicos analizan ahora la información recogida por la Sonda B, una misión que, con un costo total de más de mil millones de dólares, procuró esbozar la curvatura del espacio en la vecindad de la Tierra, y la medición del grado en el cual la rotación de la Tierra arrastraba a ese satélite.

Ambos fenómenos fueron previstos por la teoría general de la relatividad formulada por Einstein.

“Pero la fuerza de gravedad de la Tierra es muy poca, y la rotación es muy lenta”, dijo Felber. “Por mucho menos que el costo de la Sonda B, se podría tener una prueba más seria y detallada de la teoría de la gravedad”.

“Esto puede hacerse en los túneles (anillos) de almacenamiento de protones que existen en Estados Unidos y en Europa, lo cual quiere decir que nadie tendría el monopolio de la demostración de la antigravedad en un par de años”, agregó.

“Los protones viajan a velocidades cercanas a la de la luz”, afirmó.

Fuente: Infobae.com





Un poco de optimismo Parte I

9 02 2006

Aplicación de la Ley de Murphy…

Sobre la Gravedad

LEY DE LA PERVERSIDAD DE LA NATURALEZA.

No se puede determinar a priori en que lado de la tostada hay que poner la mantequilla.

LEY DE LA GRAVEDAD SELECTIVA.

Todos los objetos se caen al suelo de tal forma que causen más desperfectos.

Corolario de Jenning.
La probabilidad de que la tostada caiga con la mantequilla hacia abajo es directamente proporcional al precio de la alfombra.

Corolario de Klipstein.
La pieza más delicada será la que se caiga antes.

LEY DE SPRINKEL.

Las cosas siempre caen en ángulo recto.

LEY DE FULTON SOBRE LA GRAVEDAD.

El esfuerzo para recoger al vuelo un objeto que se puede romper, producirá un desastre mucho mayor que dejarlo caer.

LEY DE RUSH SOBRE LA GRAVEDAD.

Cuando una máquina de tabaco o de chicle le devuelve el cambio, los duros se le caerán a los pies, mientras que las monedas de veinticinco rodarán lejos de su vista.

LEY DE ANTHONY SOBRE EL TALLER.

Cualquier herramienta, cuando se suelta, rueda hasta el rincón más inaccesible de todo el taller.

Corolario.

Cuando vaya a recogerla, tropezará con otras herramientas y se hará polvo los dedos de los pies.

Sobre Física

LEY DE JOHNSON.

Si un artilugio mecánico falla, lo hará en el momento más inoportuno.

LEY DE SATTINGER.

Funcionaría mejor si lo enchufara.

LEY DE ANTHONY SOBRE LA FUERZA.

No lo fuerce. Cómprese un martillo más grande.

AXIOMA DE CAHN.

Cuando todo falle, lea las instrucciones.

LEY DE JENKINSON.

De todas maneras, no funcionará.

LEY DE LAS REPARACIONES.

Si no se ha roto, no lo podrá arreglar.

REGLA DEL PENSAMIENTO INTELIGENTE.

Guarde todas las piezas.

CUATRO PRINCIPIOS DE TALLER.

La llave inglesa o el taladro que usted necesite serán precisamente los que falten en la caja de herramientas.
Para la mayor parte de los montajes hacen falta tres manos.
Las tuercas sobrantes nunca ajustan con los tornillos sobrantes.
Cuanto más cuidadosamente se planifique un proyecto, mayor confusión se producirá cuando algo falle.

OBSERVACIÓN DE BARUCH.

Si todo lo que tiene es un martillo, cualquier cosa que vea le parecerá un clavo.

LEY DE KEN.

Una partícula que se desplaza, buscará el ojo más próximo.

LEY DE LA DISPERSIÓN PROBABLE.

Cualquier cosa que choque contra el ventilador no se distribuirá uniformemente.

LEY DE MILLER.

No se puede saber la profundidad de un charco hasta que no se ha metido el pie.

LEY DE MURPHY SOBRE LA TERMODINÁMICA.

Todo empeora a elevadas presiones.

LEY DE PATTISON SOBRE LA ELECTRÓNICA.

Si los cables se pueden conectar de dos o más formas diferentes, la primera de ellas es la que funde los plomos.

TEOREMA DE BELL.

Cuando un cuerpo se sumerge en agua, suena el teléfono.

LEY DE BALLANCE SOBRE LA RELATIVIDAD.

La duración de un minuto depende del lado de la puerta del baño en que se encuentre.

Sobre las Clases(No las de Java)

LEYES PARA LA PROGRAMACIÓN DE CLASES.

Si la asignatura que más le apetecía hacer tenía un número límite de n estudiantes, usted será el n+1 que solicitó matricularse.
Los horarios se elaboraran con el único y exclusivo objeto de que los estudiantes pierdan el máximo tiempo posible entre las clases.

Corolario.
Si, por casualidad, consigue tener dos clases seguidas, se impartirán en los dos edificios más distantes entre sí de todo el recinto universitario.

Si para hacer una asignatura que le apetece mucho, necesita estudiar otra previamente, esta última sólo se ofrecerá durante el cuatrimestre siguiente a la deseada.

LEYES DE LOS EXÁMENES FINALES.

Las pilas de la calculadora de bolsillo, que han durado todo el curso, se agotarán durante el examen final de matemáticas.

Corolario.
Si lleva pilas de recambio, serán defectuosas.

En su examen final más difícil, la compañera de clase más maciza y atractiva se sentará a su lado por primera vez en todo el curso.

LEYES DEL TERROR APLICADO.

Cuando repase sus apuntes antes de un examen, se dará cuenta de que lo más importante es ilegible.
Cuanto más haya estudiado para un examen, menos seguro estará de cuál es la respuesta que le piden.
El 80 por 100 del examen final está extraído de la clase a la que faltó y del libro que no ha leído.
La noche antes del parcial de Historia, el profesor de Biología le mandará que se lea doscientas páginas sobre insectos.

Corolario.
Todos los profesores dan por sentado que lo único que usted tiene que hacer es estudiar su asignatura.

Si tiene que hacer un examen en el que se pueden usar libros, se le olvidará llevarlos.

Corolario.
Si tiene que redactar un trabajo en casa, se le olvidará donde vive.

A final de curso se acordará de que se había matriculado en una asignatura… y nunca ha ido a clase.

LEY DE MURPHY DEL TRABAJO DE FIN DE CURSO.

El libro o la revista fundamental para terminar su trabajo de fin de curso será el único que no esté en la biblioteca.

Corolario.

Si no falta, le habrán arrancado las páginas más importantes.





Condolencias

3 02 2006

Mis condolencias a la familia, amigos y compañeros de carrera de Cristian.