De aquellos a quienes mucho se les da, mucho se espera.

10 01 2009

La traducción – propia – del discurso de Bill Gates a los graduados de Harvard. La versión original en inglés puede ser encontrada aquí

Presidente Bok, ex presidente Rudenstine, presidente Faust, miembros de la corporacion Harvard y de la junta de supervisores, miembros de la facultad, padres, y especialmente , los graduados:

He estado esperando más de 30 años para decir esto: “Papá, siempre te dije que volvería y obtendría mi título”

Quiero agradecer a Harvard por este oportuno honor. Cambiaré mi trabajo el proximo año… y será bueno tener finalmente un título universitario en mi curriculum.

Aplaudo a los graduados hoy por tomar una ruta mucho más directa a sus títulos. Por mi parte, soy sólo feliz que Crimson me haya llamado “el más exitoso desertor de Harvard”. Supongo que eso me hace valedictorian de mi propia clase… Hice lo mejor de entre todos los que fracasaron.

Pero también quiero ser reconocido como el tipo que hizo que Steve Ballmer abandonara la escuela de negocios. Soy una mala influencia. Es por eso que me invitaron para hablar en su graduación. Si hubiera hablado en su orientación, muy pocos de ustedes hubiesen estado aquí hoy.

Harvard fue una experiencia fenomenal para mi. La vida academica era fascinante. Solia sentarme en muchas clases para las cuales ni siquiera me habia inscrito. Y la vida en el dormitorio era sensacional. Viví en Radclife, en la Casa Currier. Siempre habia mucha gente en mi dormitorio hasta muy tarde en la noche discutiendo cosas, porque todos sabian que no me importaba levantarme en la mañana. Así es como me vonvertí en el lider del grupo antisocial. Nos aferrabamos los unos a los otros como una forma de validar nuestro rechazo de todas las personas sociales.

Radcliffe fue un gran lugar para vivir. Habia muchas mujeres ahi, y la mayoría de los chicos eran del tipo cientificos-matemáticos. Esa combinación me ofreció las mejores probabilidades, si saben a que me refiero. Aquí es donde aprendí la triste lección de que mejorando sus posibilidades no garantiza el éxito.

Uno de mis más grandes recuerdo de Harvard vino en Enero de 1975, cuando hice una llamada desde la casa Currier a una compañia en Alburquerque que habia comenzadoa fabricar el primer computador personal del mundo. Les ofrecí venderles software.

Me preocupaba que ellos se dieran cuenta que yo era sólo un estudiante y me colgaran. En vez de eso ellos dijeron: “No estamso listos aún, ven a vernos dentro de un mes”, lo cual fue algo bueno, porque no habiamos escrito el software aun. Desde ese momento, trabajé día y noche en este pequeño proyecto extra academico que marcó el fin de mi educacion universitaria y el comienzo de un notable viaje con Microsoft.

Lo que recuerdo, sobre todo, acerca de Harvard es estar en el medio de tanta energía e inteligencia. Podría ser estimulante, intimidante, incluso a veces desalentador, pero siempre desafiante. Fue un privilegio increíble – y aunque me fui temprano, fui transformado por mis años en Harvard, las amistades que hice, y las ideas en que trabajé.

Pero mirando seriamente hacia atras, … Tengo un gran pesar.

Dejé Harvard, sin verdadera conciencia de las terribles desigualdades en el mundo – las terribles desigualdades de la salud, y la riqueza, y oportunidades que condenan a millones de personas a vidas de desesperación.

Aprendí mucho aquí en la Universidad de Harvard acerca de las nuevas ideas en la economía y la política. Tengo una gran exposición a los avances realizados en las ciencias.

Pero los mayores avances de la humanidad no están en sus descubrimientos -, sino en la forma en que esos descubrimientos se aplican para reducir la inequidad. Ya sea a través de la democracia, la educación pública sólida, una atención sanitaria de calidad, o amplia las oportunidades económicas – reducir la desigualdad es el mayor logro de la humanidad.

Dejé el campus sabiendo muy poco sobre los millones de jóvenes dejados de lados de las oportunidades de educación aquí en este país. Y yo no sabía nada de los millones de personas que viven en la pobreza extrema y las enfermedades en los países en desarrollo.

Me tomó décadas para averiguarlo.

Ustedes graduados vinieron a Harvard en un momento diferente. Ustedes saben más acerca de las desigualdades del mundo que las clases que vinieron antes. En sus años aquí, espero que hayan tenido la oportunidad de pensar acerca de cómo – en esta era de la aceleración de la tecnología – podemos finalmente tomar estas desigualdades, y como podemos resolverlos.

Imagínense, sólo en aras de la discusión, que tuvieran un par de horas a la semana y unos pocos dólares al mes para donar a una causa – y quiseran gastar ese tiempo y dinero donde tuviera el mayor impacto en el ahorro y la mejora de vida . ¿Dónde lo gastarían?

Para Melinda y para mí, el reto es el mismo: ¿cómo podemos hacer el mayor bien para el mayor número con los recursos que tenemos?

Durante nuestras discusiones sobre esta pregunta, Melinda y yo leimos un artículo sobre los millones de niños que mueren cada año en los países pobres a causa de enfermedades que habían sido hechas inofensivas hace mucho tiempo en este país. El sarampión, el paludismo, la neumonía, la hepatitis B, fiebre amarilla. Una enfermedad de la que nunca había siquiera oído hablar, rotovirus, estaba matando a medio millón de niños cada año – ninguno de ellos en los Estados Unidos.

Nos quedamos conmocionados. Supusimos que si millones de niños estaban muriendo y que podrían salvarse, el mundo sería una prioridad para descubrir y entregar las medicinas para salvarlos. Pero no fue así. Por virtud de un dólar, habian intervenciones que podían salvar vidas que simplemente no se entregaron.

Si ustedes creen que cada vida tiene igual valor, es repugnante saber que algunas vidas son vistas como un valor de ahorro y otras no. Nos dijimos a nosotros mismos: “Esto no puede ser verdad. Pero si es cierto, merece ser la prioridad de nuestro dar.”

Así que empezamos nuestro trabajo en la misma forma que cualquiera aquí lo hubiera iniciado. Preguntamos: “¿Cómo puede el mundo permitir que estos niños mueren?”

La respuesta es simple y dura. El mercado no recompensa salvar las vidas de estos niños, y los gobiernos no los subvencionan. Por lo tanto, los niños murieron debido a que sus madres y sus padres no tenían el poder en el mercado y no tienen voz en el sistema.

Pero ustedes y yo tenemos ambos.

Podemos hacer que las fuerzas del mercado funcionan mejor para los pobres si podemos desarrollar un capitalismo más creativo – si podemos ampliar el alcance de las fuerzas del mercado para que más gente pueda obtener un beneficio, o al menos ganarse la vida, al servicio de las personas que sufren de las peores inequidades. También podemos presionar a los gobiernos de todo el mundo para gastar dinero de los contribuyentes de manera que reflejen mejor los valores de las personas que pagan los impuestos.

Si somos capaces de encontrar fórmulas que satisfagan las necesidades de los pobres en maneras que generan beneficios para las empresas y los votos para los políticos, habremos encontrado una manera sostenible para reducir la desigualdad en el mundo. Esta tarea es trabajo sin terminar. Nunca puede ser terminado. Sin embargo, un esfuerzo consciente para responder a este desafío cambiará el mundo.

Soy optimista de que podemos hacerlo, pero hablo con los escépticos que dicen no hay esperanza. Ellos dicen: “La desigualdad ha estado con nosotros desde el principio, y estará con nosotros hasta el final – porque a la gente simplemente no le importa” Estoy completamente en desacuerdo.

Creo que nos preocupa más de lo que creemos pero no sabemos que hacer

Todos los que estamos aquí en este patio, en un momento u otro, hemos visto tragedias humanas que han roto nuestros corazones y, sin embargo, no hemos hecho nada – no porque no nos importara, sino porque no sabíamos qué hacer. Si hubieramos sabido cómo ayudar, habríamos actuado.

La barrera para el cambio no es muy simple, es demasiado complejo.

Para cambiar la preocupación en acción, tenemos que ver un problema, una solución, y ver el impacto. Pero la complejidad bloquea los tres pasos.

Incluso con la llegada de Internet y las noticias las 24 horas del día, todavía es una compleja empresa que la gente vea realmente los problemas. Cuando se estrella un avión, los funcionarios de inmediato llaman a una conferencia de prensa. Prometen para investigar, determinar la causa y prevenir accidentes similares en el futuro.

Pero si los funcionarios fueran brutalmente honestos, dirían: “De todas las personas en el mundo de hoy que murieron por causas prevenibles, la mitad del uno por ciento de ellos estaban en este avion. Estamos decididos a hacer todo lo posible para resolver el problema que cobró la vida de la mitad de la mitad del uno por ciento “.

El mayor problema no es el accidente de avión, sino que los millones de muertes evitables.

No leemos mucho acerca de estas muertes. Los medios de comunicación se refieren a lo nuevo – y millones de personas que mueren no es nada nuevo. Por lo tanto, permanece en el fondo, donde es más fácil de ignorar. Pero incluso cuando vemos o leemos sobre ella, es difícil mantener nuestros ojos en el problema. Es difícil ver el sufrimiento si la situación es tan compleja que no sabemos cómo ayudar. Por lo que miramos para otro lado.

Si somos capaces de ver realmente un problema, que es el primer paso, llegamos al segundo paso: el corte a través de la complejidad para encontrar una solución.

La búsqueda de soluciones es esencial si queremos sacar el máximo provecho de nuestra preocupacion. Si tenemos respuestas claras y probadas en cualquier momento una organización o un individuo pregunta “¿Cómo puedo ayudar?”, Entonces podemos obtener acción – y podemos estar seguros de que ninguno de las preocupaciones en el mundo se desperdicia. Sin embargo, la complejidad hace que sea difícil marcar un camino de acción para todos los que se preocupan – y eso hace que sea difícil que su preocupacion importe.

Cortar a traves de la complejidad de encontrar una solución se ejecuta a través de cuatro etapas previsibles: determinar un objetivo, encontrar el mejor enfoque, descubrir la tecnología ideal para este enfoque, y mientras tanto, hacer la mejor aplicación de la tecnología que ya tienen – si es algo complejo, como una droga, o algo más sencillo, como un mosquitero.

La epidemia del SIDA es un ejemplo. El objetivo general es, por supuesto, para poner fin a la enfermedad. El enfoque de mayor influencia es la prevención. La tecnología ideal sería una vacuna que da inmunidad por vida con una dosis única. Por lo tanto, los gobiernos, las compañías farmacéuticas y fundaciones financian la investigación de vacunas. Pero su trabajo es probable que tome más de una década, por lo que en el mientras tanto, tenemos que trabajar con lo que tenemos a la mano – y el mejor enfoque de prevención que tenemos ahora es lograr que la gente evite el comportamiento peligroso.

La búsqueda de ese objetivo inicia el ciclo de cuatro pasos de nuevo. Este es el patrón. Lo esencial es no dejar nunca de pensar y de trabajar – y nunca hacer lo que hicimos con la malaria y la tuberculosis en el siglo 20 – que consiste en rendirse ante la complejidad y renunciar.

El paso final – después de ver el problema y la búsqueda de un enfoque – es medir el impacto de su trabajo y compartir sus éxitos y fracasos, para que otros aprendan de sus esfuerzos.

Tienen que tener las estadísticas, por supuesto. Tienen que ser capaces de demostrar que un programa está vacunando a millones de niños. Tienen que ser capaces de demostrar una reducción en el número de niños que mueren de estas enfermedades. Esto es esencial no sólo para mejorar el programa, sino también para ayudar a atraer más inversiones de las empresas y el gobierno.

Pero si quieren inspirar a la gente a participar, ustedes tienen que mostrar más que números, lo que tienen que transmitir es el impacto humano en la obra – para que la gente puede sentir lo que significa salvar una vida para las familias afectadas.

Recuerdo ir a Davos hace algunos años atrás y estar sentado en un panel de la salud mundial que estaba discutiendo la manera de salvar millones de vidas. Millones! Piensen en la emoción de salvar sólo la vida de una persona – que luego se multiplican por millones. … Sin embargo, este era el grupo más aburrido en el que he estado alguna vez . Tan aburrido, incluso yo no podía soportarlo.

Lo que hizo que esa experiencia fuese especialmente llamativa era que yo acababa de venir de un evento en el que habia presentado la versión 13 de algun software, y había gente saltando y gritando con emoción. Me encanta la gente entusiasmada con el software – pero ¿por qué no podemos generar aún más emoción para salvar vidas?

No se puede lograr que la gente se emocione a menos que ustedes les puedan ayudar a ver y a sentir el impacto. ¿Y cómo lo hacen – es una pregunta compleja.

Sin embargo, soy optimista. Sí, la desigualdad ha estado con nosotros siempre, pero las nuevas herramientas que tenemos para cortar a través de la complejidad no han estado con nosotros para siempre. Son nuevas – nos pueden ayudar a sacar el máximo partido de nuestra preocupación – y es por eso que el futuro puede ser diferente del pasado.

La definición de las innovaciones de esta era – la biotecnología, el compuatador,  Internet – nos dan una oportunidad que nunca habiamos tenido antes de poner fin a la extrema pobreza y poner fin a la muerte por enfermedades prevenibles.

Hace sesenta años, George Marshall vino a esta ceremonia y anunció un plan para ayudar a las naciones de la Europa de la posguerra. Dijo: “Creo que una dificultad es que el problema es de enorme complejidad tales que la propia masa de hechos presentados al público por la prensa y la radio hacen extremadamente difícil para el hombre de la calle llegar a una clara valoración de la situación . Es prácticamente imposible en esta distancia a entender el verdadero significado de la situación. ”

Treinta años después de Marshall hizo su discurso, como mi clase graduada sin mí, la tecnología emergente haría al mundo más pequeño, más abierto, más visible, menos distante.

La aparición de computadores personales a bajo costo dio lugar a una poderosa red que ha transformado las oportunidades de aprendizaje y comunicación.

Lo magico de esta red no es sólo que derrumba la distancia y hace a todos sus vecinos. Asimismo, aumenta dramáticamente el número de mentes brillantes que pueden trabajar juntos sobre el mismo problema – y eso aumenta la tasa de innovación a un grado asombroso.

Al mismo tiempo, por cada persona en el mundo que tenga acceso a esta tecnología, cinco personas no lo hacen. Esto significa que muchas mentes creativas quedan fuera de este debate – personas inteligentes con inteligencia práctica y experiencia que no tienen la tecnología para perfeccionar sus talentos o contribuir con sus ideas al mundo.

Necesitamos que el mayor número posible de personas tengan acceso a esta tecnología, ya que estos avances estan desencadenando una revolución en lo que los seres humanos pueden hacer el uno por el otro. Están haciendo posible no sólo que los gobiernos nacionales, sino las universidades, empresas, organizaciones más pequeñas, e incluso las personas vean los problemas, vean los enfoques, y midan el impacto de sus esfuerzos para abordar el hambre, la pobreza, la desesperación de la que George Marshall habló hace 60 años.

Miembros de la familia de Harvard: Aquí en el patio esta una de las grandes colecciones de talento intelectual en el mundo.

¿Para qué?

No hay duda de que la facultad, los alumnos, los estudiantes, y los benefactores de Harvard han utilizado su poder para mejorar la vida de las personas aquí y en todo el mundo. Pero podemos hacer más? Puede Harvard dedicar su intelecto a mejorar la vida de personas que nunca escucharan su nombre?

Permítanme que haga una petición de los decanos y los profesores – los líderes intelectuales aquí en Harvard: Como contratar a nuevos profesores, la adjudicación de tenencia, la revisión de estudios, requisitos y determinar los grados, por favor, preguntense a ustedes mismos:

Deberias nuestras mejores mentes dedicarse a resolver nuestros problemas más grandes?

Debería Harvard alentar a sus profesores a asumir las peores inequidades del mundo?

Deberian los estudiantes de Hardvard aprender acerca de la profundidad de la pobreza en el mundo … la prevalencia del hambre en el mundo … la escasez de agua potable … los niños fuera de la escuela … los niños que mueren de enfermedades que podemos curar?

Deberian la gente más privilegiada del mundo aprender sobre la vida de los menos privilegiados del mundo?

Estas no son preguntas retóricas – ustedes las responderan con sus políticas.

Mi madre, que se llenó de orgullo el día que fue admitido aquí – nunca dejó de presionarme a hacer más por los demás. Unos días antes de mi boda, ella organizó un evento nupcial, en la que leía en voz alta una carta sobre el matrimonio que había escrito a Melinda. Mi madre estaba muy enferma de cáncer en ese momento, pero vio una oportunidad más para entregar su mensaje, y al cierre de la carta dice: “De aquellos a quienes mucho se les da, mucho se espera.”

Si se tiene en cuenta lo que a nosotros aquí en este patio se no han dado – en talento, privilegio y oportunidad – casi no hay límite a lo que el mundo tiene derecho a esperar de nosotros.

En consonancia con la promesa de esta era, quiero exhortar a cada uno de los graduados aquí a asumir un problema – un problema complejo, una profunda desigualdad, y convertirse en un especialista en ello. Si ustedes hacen que eso sea el foco de su carrera, sería fenomenal. Pero no tienen que hacer para generar un impacto. Durante unas horas cada semana, pueden utilizar el poder creciente de Internet para informarse, encontrar a otros con los mismos intereses, ver los obstáculos y encontrar la manera de cortar a través de ellos.

No dejen que la complejidad los detenga. Sean activistas. Asumian las grandes desigualdades. Será una de las grandes experiencias de su vida.

Ustedes graduados llegan en un tiempo sorprendente. Al salir de Harvard, tienen la tecnología que los miembros de mi clase nunca tuvieron. Ustedes tienen conciencia de la desigualdad mundial, que nosotros no teníamos. Y con la conciencia de que, probablemente también tienen una conciencia informada que los atormentará si abandonan a estas personas cuyas vidas se pueden cambiar con muy poco esfuerzo. Ustedes tienen más de lo que teniamos, ustedes deben comenzar cuanto antes, y no demorarse más.

Sabiendo lo que saben, ¿cómo no podríam?

Y espero que usted vuelvan aquí a Harvard 30 años a partir de ahora y reflexionen sobre lo que han hecho con su talento y su energía. Espero que ustedes no sean juzgados sólo en sus logros profesionales, sino también en lo bien que han abordado las inequidades más profundas del mundo … sobre lo bien que han tratado a las personas a un mundo de distancia que no tienen nada en común con ustedes, excepto su humanidad.

Buena Suerte.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: